Instituciones mocanas reconocen labor del Dr. Vargas como Senador.

En un emotivo acto celebrado este domingo, nueve instituciones de servicio hicieron un acto de reconocimiento al Dr. José Rafael Vargas, por su extraordinaria labor como senador de la provincia.

El Patronato de Rehabilitación, la Unión de Juntas de Vecinos, el Plan Estratégico de Desarrolló de la Provincia, el Patronato del Museo 26 de Julio, los comunicadores Thony Genao, Fernando Moronta, Dania Cárdenas, Danilo Almánzar, el patronato del museo Presidente Ramón Cáceres, los artistas integrados de la provincia, entre otras, valoraron la histórica gestión del Senador Vargas, quién se dedicó a la provincia en cuerpo y alma.

En el acto habló el Dr. José Rafael Vargas. A continuación, su discurso de orden:

Se hace camino al andar

Mis queridos amigos:
Hace ya muchos años, en mi temprana juventud, comencé a vivir la dimensión humana de un compromiso, que nunca ha tenido descanso. Estos últimos 16 años han sido los más intensos, porque tenía la misión de sembrar, de dejar un legado, y para eso tenía que trabajar los siete días, mañana, tarde y noche.

Durante los seis años en el Indotel, la tarea era que, en todas las comunidades de más de dos mil habitantes, se conociera la computadora, la biblioteca virtual y el internet, y el país vivió esa época que marcó un antes y un después, pues se transformó la comunicación telefónica, la conectividad se expandió con grandes inversiones privadas con las autopistas de fibras ópticas. Esta época de las redes sociales no podía ser posible en el país sin ese proceso vital que vivimos del 2004 al 2010.

Pena que todo se paralizó a partir del momento de mi salida de la institución, para ocuparme de la tarea de mi provincia. Confieso que desde el principio fue difícil. Hubo apoyo oficial para los proyectos comunitarios, en la primera etapa, lo que permitió reconstruir los hospitales de Moca, Jamao, Gaspar Hernández, Villa Trina y avanzar el de Cayetano Germosen. Se hicieron los palacios municipales de Jamao, Monte de la Jagua y Villa Magante.

Se terminaron las calles de Jamao, Gaspar Hernández, Cayetano Germosén y Moca. Entre muchas otras obras y realizaciones de diferentes tipos. En la segunda etapa aparecieron los escollos, cerraron los candados y tuve que construir mi propio espacio, para continuar sirviendo.

En mi etapa en Indotel, había iniciado el programa de becas para los jóvenes causa a la que me dediqué en cuerpo y alma. Mi meta eran crear 5 mil cerebros en mi ejercicio como Senador, y felizmente la sobrepasé. Más de 9 mil jóvenes de toda la provincia y comunidades vecinas lograron su sueño de graduarse gracias a esas becas. Y lo mismo pasó con el programa de salud y los proyectos culturales, que tanto impacto tuvieron en la juventud.

Nuestra oficina senatorial, durante el decenio 2010-2020 desarrolló 11 programas y 44 proyectos, que desbordaban el fondo social que mensualmente nos era asignado, que ascendía a la suma de 784 mil pesos. Podíamos sostener tales programas con aportes fijos nuestro y de otras empresas privadas que confiaban en la labor que realizábamos.

De esos 784 mil pesos habíamos comprometido 401 mil pesos, para las quimio y radioterapia de enfermos de cáncer, para las becas estudiantiles a jóvenes que solo dependían de esa ayuda; para los aportes fijos a las instituciones sociales y de servicio de la provincia, para el programa de aporte fijo mensual a 103 envejecientes, que recibían la ayuda para su medicina.

Es decir, apenas quedaban 383 mil pesos para desarrollar los 44 programas, y solo le pongo un ejemplo, la gala de navidad en Moca y los 18 conciertos en los distritos y municipios, que salían por más de dos millones y medio de pesos. Y para que estas tareas caminaran sin mayores dificultades, lo que más ayudó era que yo estaba aquí, nunca me fui de la provincia y construí con mis propios recursos las dos oficinas senatoriales de Moca y Gaspar Hernández, porque quería acercar a los provincianos y abrirle un espacio donde ir a exponer sus necesidades. Y en diez años viví una experiencia inolvidable.

Que espero pueda continuar, porque es bueno que entendamos que al Senador lo buscan y lo demandan para todo. Al menos fue mi caso. Si hay que llevar una persona de escasos recursos al médico, al hospital o a una clínica, buscan al senador; si una persona se accidenta, llaman al senador para que consiga lo reciban en el hospital traumatológico y luego para que compre los clavos y materiales ortopédicos; si muere alguien y no hay para la caja, buscan al senador.

Si se realiza un torneo deportivo, que es muy frecuente, buscan siempre el aporte del Senador. En las patronales de cada una de las comunidades, siempre necesitan el aporte del Senador. Si un fuego destruyó varias casitas de gente humilde, llaman al senador; cuando se realiza un tele maratón en beneficio de algo, el senador debe aportar y estar.

Es muy fácil decir que un senador no está para esas y muchas otras cosas, pero en un país lleno de carencias y necesidades, no se puede rehuir. Y mucho menos quien les habla, que se propuso tener una presencia eficaz en la provincia, porque yo quería cumplir, y ayudar hasta el límite. Tanto que, al finalizar el mandato, la Oficina quedó con una deuda de 4.3 millones de pesos con el comercio local, que deberé pagar poco a poco.

Pero me siento satisfecho con la labor que realizamos, que es la razón profunda del reconocimiento que ustedes me hacen en esta mañana. Y seguiré en ese camino, porque como. decía la madre Teresa de Calcuta, hoy la Santa Teresa de Calcuta, ella decía: ” no te canses de hacer el bien, porque aquel que da sin esperar nada a cambio, todo lo que siembra un día lo cosechará en abundancia”.

Hoy quiero agradecer este gesto solidario de nuestro querido amigo Thony Genao, de coordinar este reconocimiento, con las instituciones y personas que han sido testigos de estos 10 años de excepción.

Saben que en los años que he estado en la administración pública, he recibido el reconocimiento de los más serios y respetados comunicadores e instituciones del país, los que vivieron de cerca mi gestión en Indotel. Tengo bien guardado el articulo publicado por Juan Bolívar Díaz en el periódico Hoy cuando salí del Indotel, resaltando una frase: Se graduó en transparencia” y ese vivió y conoció esa experiencia.

Ahora salgo del Senado, y lo que nos queda es una deuda de más de 4 millones de pesos, porque no fui a la función publica a ostentar ni a competir con el sector privado. Es más, ni siquiera usé nunca placa oficial, y mucho menos la placa 062, que guardé en mis archivos y que sólo saqué para devolverla.

No vine a la provincia a comprar fincas, empresas, plazas, solares, negocios, constructoras etc. porque mi rol siempre ha estado muy claro.

Quiero concluir con una reflexión que viene de Willian Shakespeare, el escritor más importante de lengua inglesa, y que nos dejó un mensaje estremecedor. Decia: “Hay que ser fuerte y levantarse de los tropiezos que nos pone la vida para avisarnos que después de un túnel oscuro y lleno de soledad, vienen cosas muy buenas”.

Para agregar que ” el destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos”.

El mismo William Shakespeare se refirió a lo que comencé a recordar aquí esta mañana: ” si quieres ser feliz, debe hacer feliz a alguien, si quieres recibir, da un poco de ti”.

Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s